dissabte, 15 de febrer de 2014

Us recomanem... Llibres.

Des del final de la Segona Guerra Mundial s'han buscat els culpables dels milers de morts que aquesta va provocar. Aquests fets sempre s'acaben associant a accions realitzades per homes.
L'autora vol posar de manifest aquest error i exposar que, durant l'expansió nazi, més de mig milió de dones joves van seguir als exèrcits alemanys, i que, a través de les seves feines o col·laborant amb les SS, també van participar activament en aquests crims, i que malgrat tot, van aconseguir escapar de la justícia després de la derrota nazi.

"Se suele suponer que las mujeres tuvieron un papel secundario en la historia del nazismo, y sobre todo en sus crímenes. No es verdad. Cuando los ejércitos alemanes avanzaron hacia el este, más de medio millón de mujeres jóvenes les siguieron: maestras de escuela, enfermeras, secretarias, que iban a desempeñar las más diversas funciones, desde organizar la represión en los despachos hasta colaborar directamente con las SS, tomando parte en los crímenes del holocausto. De hecho, nos dice Wendy Lower, las primeras matanzas en masa las protagonizaron las enfermeras en los hospitales, exterminando a millares de niños por hambre, con drogas o con inyecciones letales. Sorprendentemente, la mayoría de ellas escapó a los juicios y al castigo después de la derrota de Alemania, de modo que la autora ha tenido que trabajar a partir de una documentación hasta ahora desconocida, que le ha permitido recuperar las historias personales de estas mujeres y plantearse la pregunta que da pleno sentido a su trabajo: ¿por qué mataron?"
Text extret de la contraportada.