dissabte, 28 de febrer de 2015

Us recomanem... Llibres. Viatges.

Descobrint les novetats...
Un otoño romano de Javier Reverte.

Compartim el que va dir Mariano López a la revista Viajar de elperiodico.com sobre aquest llibre:
Reverte en Roma, por Mariano López

Es un placer leer este nuevo libro. Seguir a su autor por Roma. Compartir su mirada en los museos y las plazas.
El nuevo libro de Javier Reverte, Un otoño romano, tiene la forma de un diario, pero podía haber sido una sucesión de poemas porque, en esencia, se trata de una historia de amor. Reverte está enamorado de Roma, seducido, más bien, y ha escrito un libro para expresar ese amor y dar cuenta de los lugares, ideas y momentos que explican su pasión por Roma. Para empezar, la singular belleza de Roma. Reverte se pregunta qué es lo que hace tan hermosa a Roma, cómo esta ciudad es capaz de cautivar a todos sus visitantes, a pesar de su falta aparente de equilibrio, de armonía, sus múltiples exageraciones y excesos, entre otros los que protagonizan, a diario, sus vecinos. Pero Roma acoge todos los artificios y los naturaliza; y en esa naturalidad, afirma Reverte, sostiene la primera razón de su belleza.
Reverte ya conocía Roma con anterioridad, de muchos viajes y muchos años, pero el diario de Un otoño romano nace de su última estancia: los tres meses que permaneció, el otoño del pasado año, alojado como becario emérito en la Real Academia de España en Roma. Cada mañana, Revertebajaba la colina del Gianicolo, en cuya cima se encuentra la Academia, y salía al encuentro de Roma. Sus rutas a veces se confunden con las de los turistas, pero su mirada le distingue. Camina con lentitud, atento, sobre todo, a la huella de los grandes artistas que han iluminado Roma. Caravaggio, en especial, le conmueve. En otros libros de Reverte se narran historias de exploradores y grandes viajeros; en Un otoño romano su autor nos habla de artistas: el portentoso Miguel Ángel, el infortunado Rafael, Bernini y su enemigo Borromini, y Donato di Angelo, el Bramante, cuyo más famoso hijo, el templo conocido como el tempietto, manifiesto en piedra del Renacimiento, se encuentra dentro de la Real Academia de España en Roma.(...)