dimecres, 3 d’agost de 2016

Us recomanem... Llibres. Còmic.

Descobrint les novetats...
Intrusos
de Adrian Tomine.

Sis històries interconnectades d'Adrian Tomine, considerat un dels creadors més significatius del còmic contemporani, en les que hi trobarem un retrat de la vida actual ple de realisme. 

Compartim la ressenya que ha fet de l'obra Gerado Vilches per a Entrecomics.com:
(...)Tal vez por eso —seguro que por eso— tenía muchas ganas de leer lo nuevo de Tomine, al que pese al resbalón seguí considerando una figura clave de la novela gráfica. Paradójicamente, ha persistido en el formato de comic book para publicar su Optic Nerve, de cuyos últimos números —del 12 al 13— provienen las historias incluidas en Intrusos, el libro que acaba de publicar, con excelente gusto, Sapristi. Es una edición muy cuidada, que respeta la rotulación de Tomine y dota de una entidad diferente a estas historias cortas publicadas previamente en cuadernillos. El Tomine que encontramos aquí ha dado un salto cualitativo en su dibujo: se ha depurado, ha procesado sus influencias y seguido la senda abierta por Chris Ware hacia la recuperación de formas y estilos del pasado del cómic, que son reubicadas en el contexto del cómic adulto. Si algo puede objetársele a Tomine es que tiene demasiado respeto por sus maestros: los homenajes son sentidos y transparentes, y nunca retuerce las citas. Son justamente lo que son. Los cambios de estilo que ensaya en las historias contenidas en Intrusos son parte de esa estrategia deliberada. «Una breve historia del arte conocido como “hortiescultura”» presenta una estructura de páginas de prensa, con su sunday a color, incluso, y su protagonista recuerda incluso físicamente al Wilson de Clowes. Su tono de farsa se mantiene siempre en un nivel más amable que el de Wilson —con un poso oscuro ineludible—, pero el retrato de artista frustrado sin verdadero talento —y las consecuencias en su entorno familiar— es certero.
Tomine ha madurado, decía. También como persona. Ahora en sus historias hay espacio para relatos de la edad madura, de padres y madres de familia. Donde antes las tensiones se localizaban principalmente en parejas jóvenes, ahora la familia se ha convertido en un interés central para Tomine, como lo es, por supuesto, para Ware. «Triunfo y tragedia», quizá la mejor pieza del libro, presenta una plantilla uniforme de pequeñas viñetas en las que se despliegan dos tramas paralelas: el intento de una adolescente insegura por dedicarse a la comedia, una carrera incierta, como su propio talento —y que apunta a los mismos temas que «Una breve historia del arte conocido como “hortiescultura”» pero en un tono dramático—, y la relación con sus progenitores, especialmente con el padre. Tomine dibuja aquí con precisión, sólo lo mínimo imprescindible, pero es capaz de sacarse de la manga un par de recursos narrativos brillantes.(...)